Rebranding exitoso: análisis caso Zica

Caso Zica: cómo hacer un rebranding exitoso

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Existen ocasiones en que las marcas deciden replantearse un cambio de naming. No es lo habitual, pero hay circunstancias en las que este hecho se justifica:

  • Para actualizar la imagen corporativa de una marca
  • Para replantear la estrategia de branding y conseguir que el público nos perciba de una forma distinta a la que lo hacía hasta ahora
  • Por causas contextuales, como por ejemplo para corregir alguna acción negativa que manche el nombre de marca de la empresa

En la actualidad, tenemos un caso práctico en el que podemos fijarnos. Y es que la empresa automovilística india Tata Motors ha tenido que rebautizar el nombre de su nuevo modelo de coche. La idea original era que se llamase Zica, pero ante el avance del virus que lleva el mismo nombre – con la única diferencia que se escribe con k –, ha decidido entrar a la acción y cambiarlo. Cortar por lo sano es, por lo tanto, la mejor opción en este caso.

Pero, ¿qué ocurre con aquellas marcas que tengan que realizar un rebranding integral?

Solo en los casos citados anteriormente está justificado plantearse un cambio de naming, sencillamente porque el proceso es complejo e implica algunos riesgos que es mejor evitar si se puede. Pero, en el caso de que nuestra marca se encuentre inmersa en una de las necesidades descritas anteriormente, es mejor que siga una serie de reglas básicas para hacer de ese proceso todo un éxito y una oportunidad de futuro.

Consejos para un rebranding exitoso

Uno de los primeros pasos que debe seguir una marca a la hora de replantearse su naming es actuar sobre aquellos puntos en los que se produzca un mayor contacto entre los usuarios y la imagen corporativa. Por norma general, la denominación de marca y los elementos corporativos más comerciales son los que más identifican los clientes. Por eso, es importante tratarlos de una manera especial a la hora de implementar una estrategia de cambio de naming exitoso. Se debe hacer, por lo tanto, un cambio progresivo para no afectar al prestigio de la imagen corporativa anterior. Además, se debe avisar con cierto tiempo de antelación a proveedores y socios para que no surjan inconvenientes que den lugar a confusiones.

Algunos consejos básicos son:

  • Nunca se eliminará la anterior marca de forma instantánea ni brusca. Se debe dar a los usuarios un tiempo de reflexión para que asimilen el cambio e interpreten que los valores del antiguo naming se corresponden con el nuevo nombre de marca
  • Una vez realizado el cambio de naming, es importante diseñar una estrategia de comunicación capaz de vociferar el cambio de la forma adecuada
  • Realizar el cambio de forma progresiva, manteniendo siempre el anterior naming de forma secundaria
  • No te olvides de actuar sobre cualquier elemento visible que pueda afectar comercialmente a la marca
  • Si cambias de naming, es probable que el diseño del logo escrito también cambie: estudia colores, tipografías y eslogan de una forma concienzuda.

En conclusión, cambiar el naming de una marca corporativa es un proceso que requiere paciencia y una importante dosis de conocimientos de branding corporativo para implementar el cambio de la forma más exitosa posible.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*